8N – Entre la ultraderecha y los grupos de poder

El supuesto espontaneísmo de la protesta que se concretará hoy fue desbaratada. Desde sectores oficialistas, calificaron la movida como “un invento de la extrema derecha paga” y se preguntaron “qué piden, qué proponen”.

A esta altura, es inocultable que el 8N está fogoneado y financiado por sectores de poder, coincidieron ayer las figuras del kirchnerismo consultadas sobre la convocatoria al cacerolazo opositor. Dirigentes como Estela de Carlotto, Aníbal Fernández y Hebe de Bonafini indicaron que tras el llamado a la marcha de esta noche hay grupos como la Fundación Pensar, ligada al macrismo, sectores vinculados con la última dictadura que se oponen a los juicios a los represores y multimedios como Clarín, que juegan a amplificar el 8N con un objetivo destituyente.

El más taxativo fue Aníbal Fernández. “No tengo ninguna duda de que (la movilización) es un invento de la extrema derecha paga”, consideró. El senador del Frente para la Victoria sostuvo que en la organización están grupos como “la Fundación Pensar y la Sociedad Rural”, que “han puesto dinero y generaron identidades falsas en las redes sociales”. También mencionó el rol de los grandes medios. “Una parte de esto es Clarín y sus hermanos menores La Nación y Perfil”.

El ex jefe de Gabinete admitió que “seguramente hay gente que quiere manifestarse porque hay cosas que no le gustan, y son las reglas de la política y respeto a esa gente de la mejor manera”, pero dijo que le preocupan “los otros, porque son los que reivindican la muerte de Néstor Kirchner, desean la muerte de la Presidenta, blanden cruces esvásticas y defienden a los represores”.

Estela de Carlotto también marcó que le parece preocupante que en las manifestaciones de los caceroleros aparezcan “algunos signos nazis” o “la reivindicación de que deberían volver los militares”. Además, apuntó que la protesta tiene reclamos tan amplios que dificultan un debate político real. “Primero se debería aclarar con qué objetivos se concurre a la movilización, porque yo no sé qué piden, qué proponen. Cuando uno pide algo debe haber una propuesta, y esa propuesta no la conozco.”

La titular de Abuelas de Plaza de Mayo consideró que los núcleos de la protesta “no son grupos marginales”, sino “grupos de poder. Grupos que son generalmente de clase media, clase media alta y de Buenos Aires, porque en el interior no pasan estas cosas, y si pasan, pasan de otra manera”.

Luis D’Elía usó su cuenta de Twitter para cuestionar el llamado a la marcha. “Clarín, Macri y Duhalde convocan al 8N en una ciudad corroída por la basura y el mal olor”, escribió.

Para el dirigente de Miles, “Mañana (por hoy) los tilingos del 8N van a juntar gente, van a decir que hay 20 veces más y ahí comenzará la diatriba golpista”.

También apuntó contra la diputada de Unión por Todos Patricia Bullrich, al recordar que “es una de las convocantes al 8N, la misma que redujo un 13 por ciento salarios estatales y jubilaciones” cuando fue ministra de Trabajo del gobierno de Fernando de la Rúa.

La lectura de Hebe de Bonafini estuvo centrada en los represores. En una carta abierta, la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo dijo que los convocantes son, centralmente, sectores ligados a la dictadura. “Son los que no quieren que se condene a los asesinos. Por eso la marcha es el 8 de noviembre, porque festejan el cumpleaños de (Alfredo) Astiz, el hombre que secuestró y asesinó a tres de las mejores Madres de Plaza de Mayo, Azucena Villaflor de Vicenti, Esther Ballestrino de Careaga y Mary Ponce. Y también conmemoran la muerte de otro asesino, (Emilio) Massera”, advirtió.

En el texto, Bonafini pidió a los que quieran protestar que “no se dejen engañar” y lo hagan otro día. Enumeró entre los convocantes a Cecilia Pando (esposa del mayor retirado Pedro Rafael Mercado y líder de los grupos de familiares y amigos de militares que se oponen a los juicios), a Héctor Alderete (director del portal Seprin, ligado a ex integrantes de la SIDE), a Eduardo Duhalde y la Fundación Pensar (presidida por Mauricio Macri), entre otros. “Queremos que entiendan que no es una marcha inocente, es una marcha preparada, por eso dicen cómo hay que ir vestidos y que no hablen con la prensa”, advirtió. “Es una marcha netamente golpista, netamente destituyente.”

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-207380-2012-11-08.html