Estilo Macri. Con el sello de la Ucep

La represión de la Metropolitana en un hotel de La Boca dejó como saldo la hospitalización de varios niños y una embarazada.

 

Si me vuelves a golpear te denuncio”, dijo desesperada, a un efectivo de la Policía Metropolitana (PM), una mujer embarazada de seis meses, mientras lloraba intoxicada por los gases lanzados para forzar el desalojo.
¡Denunciáme! ¿De qué país sos? ¿A vos te gustaría que yo fuera a tu país y me metiera en una casa vacía?”, fue la réplica.

Minutos más tarde, una serie de forcejeos hicieron rodar a la mujer por la escalera. Los vecinos llamaron a la ambulancia. Fue hospitalizada.
Su diagnóstico señaló: “Asfixia por gas lacrimógeno con riesgo de aborto por los golpes de la caída”.
Algunos pudieron tomar fotografías de varios de los policías agresores.

La mujer embarazada es Jessica Cisneros Martínez. Tiene dos hijos y su marido trabaja en una tapicería de automóviles en el sur del Conurbano. Vivía en una habitación del edificio de dos plantas en la avenida Almirante Brown 1287, en La Boca, al igual que otras 100 personas, entre ellos 30 niños. Allí, el lunes por la mañana, la PM ingresó como una tropa de elite, derribando la puerta de ingreso a patadas, con armaduras modernas y lanzando gases por orden del Fiscal Walter López. La irrupción en los hogares fue consecuencia de una denuncia por usurpación radicada en el Juzgado Contravencional 19 a cargo del juez Carlos Aostri.

A algunos vecinos los tiraron al piso y les pusieron un arma en la cabeza”, reveló Jéssica a Miradas al Sur.

La violencia utilizada tiene un sentido ejemplificador”, acusa Lucas Moreno, militante social del Frente Popular Darío Santillán (FPDS) que tiene un espacio a media cuadra de allí. “La metropolitana llegó con armas nuevas: un modelo de lanza gases en forma de pelotas que se desintegran, sin dejar rastro de los cartuchos”, señaló.

Las personas que vivían allí desde hacía varios años pagaban a un encargado que se presentaba religiosamente el 18 de cada mes, entre $ 800 y $ 1.600 por el alquiler de una habitación, dependiendo del tamaño. También un abogado se acercaba a pedirles dinero por distintos trámites. Desde julio, no aparecía ninguno y eso los puso en alerta.

Acá hay una absoluta contradicción: se aprieta mucho más por conseguir inmuebles usurpados, no se acompaña con una política de vivienda y esa gente no tiene adonde ir a vivir. Eso encarece los precios en las villas y hoteles, y muchos vuelven a usurpar”, revela el abogado Martín Cormick, Jefe de la Oficina de Orientación al Habitante de la Defensoría del Pueblo (DP), que en este caso logró ser garante del acta acuerdo firmado entre los vecinos desalojados y el Ministerio de Desarrollo Social porteño.

Según la DP, el fiscal no estuvo presente ni siquiera para la firma del acta en la que el Gobierno porteño se comprometió a entregar el resto de las pertenencias que quedaron en el inmueble en 48 horas y abonar a cada titular de las familias tres cuotas juntas de $1.200, más otros $1.200 por el programa Nuestras Familias, en un sólo pago; más siete cuotas consecutivas mensuales de $1.200 contra la presentación de comprobante de pago de hotel o alquiler de vivienda.

Lo perverso de todo esto es que no hay hotel ni pensión que se pueda pagar con ese dinero y además, muchos no aceptan niños”, denuncia Oscar Rolón, otro militante del FPDS.

La propuesta del gobierno de Macri era enviarlos a un parador, “que es un paliativo de 10 horas –define el letrado–. No hay muchas vacantes, les pegan, les roban y separan a hombres de mujeres, desuniendo las familias. Tienen que hacer una fila desde las cinco de la tarde por un posible lugar. Y quienes han ido prefieren establecerse debajo de un puente antes que volver”.

La mayoría aún no ha encontrado una solución viable. El FPDS está brindando su local para evitar que las mujeres y niños desalojados duerman en la calle. Tiran un colchón en el piso y durante el día se ocupan de alimentarlos.

Nada indica que los violentos y xenófobos de la Policía Metropolitana hayan sido separados. Ninguno de los entrevistados cree que la política habitacional del Gobierno porteño sea revisada.

Fuente: http://sur.infonews.com/notas/con-el-sello-de-la-ucep

***************************************************************************************************************************

El accionar de la UCEP como fuerza de choque contra los sectores vulnerables de la Capital Federal suma una enorme cantidad de denuncias sin que nada suceda, puesto que ese accionar es parte fundamental de la lógica de gobierno del PRO.

Esto sucede todos los dias, sin que se les acerque una alternativa, es simplemente echarlos a la calle, como si eso fuera una solución.

El blindaje mediático con el que cuenta el PRO permite que sigan actuando con toda impunidad, permitiendo la gesta de resentimiento, caos y violencia social, que como ya lo he planteado en otras publicaciones, parece indicar que es parte de la “estrategia” presidencialista del INEPTO de Macri.

 

Villa Soldati: ¿Una operación psicológico-política pensada para despertar el fascismo en la población?

Este artículo pretende analizar y sacar conclusiones a partir del hecho comprobable (ver video al final) consistente en que funcionarios del mismo Gobierno de la Ciudad indujeron a vecinos, en su mayoría inmigrantes a asentarse en el Parque Indoamericano .

¿Qué puede haber motivado a funcionarios de la administración PRO a llevar a personas a un lugar al que inevitablemente iban a ser reprimidas? ¿Cómo influye en todo esto el hecho de que se seleccionaran personas inmigrantes para asentarse?

Si es cierto que la Metropolitana permitió el reingreso de los ocupantes una vez que ya habían sido desalojados ¿Por qué lo hicieron? ¿Recibieron una orden para actuar así?

A veces nos resulta difícil a las personas pensar en realidades angustiantes. Tenemos un mecanismo de defensa natural que nos lleva a negar, a no querer ver la posibilidad de que existan realidades  dolorosas, o que nos produzcan angustia. En ese sentido también nos resulta en principio difícil ponernos a evaluar la posibilidad de que gente muy poderosa, al mando de un gobierno, pueda planificar operaciones tan siniestras como puede serlo una matanza planificada para instalar miedo y racismo en la población. Pero eso no garantiza que esto no ocurra.

Cuando políticos sin escrúpulos evalúan la posibilidad de atacar a su propia población con el fin de manipularla emocionalmente, cuentan como una ventaja a favor de ellos: el hecho de que las personas tendemos naturalmente a negar aquello que nos resulta angustiante.

Es probable que lo hablen, que contemplen estas cuestiones y que hagan cálculos muy fríos y medidos: Quizá un 15 o 20%  se entere de la autoría de los hechos, pero habrá un 50 o 60 %  que creerá en la mentira instalada y que pasará a reforzar su sentimiento de miedo e inseguridad, que ya viene siendo estimulado diariamente por la TV. Este sector, si la escucha por parte de algunos de los que se percataron, probablemente se niegue a creer en la explicación más angustiante, en la posibilidad de que su gobierno haya montado una operación con muertes para manipularlos, porque simplemente comienza a funcionar ese mecanismo de defensa, y porque aquello en lo que vienen creyendo está también reforzado por la TV.

Los políticos de derecha en todo el mundo parecen enseñarse mutuamente. Carentes de todo sentido ético, han hecho cuentas y han observado que es mucho más fácil asustar a la gente para obtener sus votos que ofrecerle políticas que atiendan a sus intereses. La idea es que los intereses naturales de las personas representan un gasto mayor que los intereses fabricados artificialmente mediante la manipulación, como pueden serlo la necesidad de protección y de un aparente orden. Cuando estas necesidades se imponen, las personas podemos entrar en pánico y tender a “entregarnos” a quien genere la impresión de poder poner mas orden.

Analizando los hechos de Villa Soldati

En el video al final de esta nota se pueden ver al menos tres testimonios de personas que por su desesperación y vulnerabilidad no parecen estar en condiciones de inventarlos, que apuntan a que gente del PRO los instó a que fueran a ocupar el predio Indoamericano dias previos a la toma.

Por otro lado, una vez obtenida la orden de desalojo, y desatada la represión, también aparecen vinculados a Macri, a través de su pertenencia al Club Boca Juniors -esto también se corrobora en el video- , las miserables y repugnantes personas que dispararon cobardemente contra quienes se hallaban en el parque.

Una mujer relata además que su marido fue asesinado por gente de la Policía Metropolitana.

Mientras tanto, en la escena mediática Macri apunta directamente a responsabilizar del problema a la “inmigración descontrolada”, permitida por su rival político, el Gobierno Nacional. Además, sin sonrojarse, pone en una misma serie, como buscando instalar una asociación inconsciente en el público, palabras como inmigración, narcotráfico e inseguridad.

Tampoco puede obviarse hacer mención a una exposición de Duhalde, muy poco antes de los hechos, en EEUU, explicando la importancia del “Orden” y la represión cuando es necesaria por parte del Estado ¿Casualidad?

Algunos cabos sueltos quedan, si encontrar explicación, en particular en relación al aberrante papel de la Policía Federal que depende del Gobierno Nacional, que reprimió salvajemente el jueves y desapareció el viernes, dejando a los ocupantes librados a su suerte frente a los grupos de civiles armados. ¿Disparó y mató la Federal con balas de plomo? Si es así, sabemos que por lo general en un episodio de público conocimiento esto es muy raro que ocurra si no hay una orden “de arriba”.

Existe además una interna muy poco clara, mencionada en algunos medios que refieren a una disputa entre la fundación de Madres de Plaza de Mayo y grupos ligados a Ritondo del PRO, a partir de la entrega de subsidios para construcción de viviendas en ese barrio, en zonas aledañas al parque.

También queda como un hecho salvaje, impune y desconcertante el episodio en el que personas armadas sacaron de una ambulancia, por la fuerza a un herido, inmigrante, y lo ejecutaron delante del médico, que por otra parte debió ser internado por el shock emocional que vivió ante semejante locura.

Descartando de plano la posibilidad de que fueran vecinos ofuscados ¿De quienes se trataba? ¿Eran neonazis descontrolados o eran personas que respondían a la necesidad de generar muertes como un eslabón necesario dentro de una operación destinada a desatar el caos?

Con respecto al PRO ¿Qué explicación tiene el hecho de que los mismos punteros y funcionarios del Gobierno de la Ciudad hayan incitado a la gente a tomar el predio, si después iban a reprimirlos y generar el desastre que generaron?

Si en verdad está sucediendo lo que estos indicios apuntan a mostrar, no se puede descartar y no se puede dejar de mencionar la posibilidad de que estemos ante una operación psicológico/política de gran magnitud.

Si se analizan las implicancias y el contexto, de ser cierto, es extremadamente eficaz  como maniobra para echar votos al costal de la derecha:  Por un lado venía  siendo muy claro que el PRO decaía en imagen casi diariamente y que no obstante mantenía el apoyo de la corporación mediática, que regularmente oculta dentro de lo posible lo más nefasto de la gestión.

Es lógico suponer que en un contexto así, un político de derecha apele a las herramientas que usa la derecha en cualquier parte del mundo: Fabricar amenazas para ofrecerse como el mejor protector, como quien vendrá a suprimir la amenaza.

Las personas asustadas no exigen presupuesto y políticas para cultura, para salud, para educación, no piden políticas de redistribución de la riqueza ni trasparencia en los contratos del Estado. Las personas asustadas solo claman por protección.

Pero particularmente, la brillantez de esta aparente operación, desde el punto de vista de su eficacia, estaría en la temática que elegida: No se trata de una simple amenaza como puede ser la inseguridad, o una epidemia. Se trata de un tema que apela doblemente a despertar los sentimientos más básicos y primitivos de las personas: El miedo y el racismo.

El más liviano de los análisis muestra claramente que considerar a los inmigrantes como una amenaza, o como “ladrones de puestos de trabajo” es completamente disparatado, sin embargo algo se despierta en parte de la población que va más allá de todo razonamiento.

Tampoco cabe a quienes se asentaron en el parque el mote de usurpadores ya que como lo muestran los testimonios, las personas fueron instadas a acampar allí. Y aunque lo hubieran sido, seguirían aun sin ser el problema, ya que todo nuestro marco jurídico contempla los mismos derechos de acceso a la vivienda (art. 31 de la constitución porteña) para los inmigrantes, que los que rigen para cualquier otra persona, quedando en manos del Estado la obligación de garantizar tales derechos.

Sin embargo, miles de personas se han visto conmovidas en sus sentimientos más básicos y primitivos, anulando toda capacidad de análisis, quedando a merced del discurso racista. Basta con ver las páginas más visitadas en las que se vuelcan opiniones de lectores para ver como se clama por sangre y se llega a pedir muerte a los inmigrantes.  Se podría pensar que gente con gran conocimiento en psicología y fenómenos sociales se ha percatado de que el racismo y el miedo son son puntos débiles en la psiquis humana, y por lo tanto aprovechables para la manipulación.

Personas que pueden ser normalmente buenas en su vida cotidiana, incluso solidarias, pueden llegar a mutar rápidamente si se accionan estos puntos en ellas. Tenemos muchos ejemplos históricos que muestran como el racismo es un aspecto del ser humano, que una vez detonado, puede convertir a las personas prácticamente en monstruos cegados de toda capacidad de análisis, en seres violentos y egoístas y desde ya, servidos en bandeja para los intereses de los grupos de poder que los instigaron.

El  racismo fue promovido en Alemania en la década del 30, en los marines yanquis contra los irakíes, es utilizado en Europa contra los inmigrantes africanos, y también en la frontera sur de EEUU contra los mexicanos. Seguramente se pueden aportar innumerables ejemplos más. Y siempre con éxito y beneficio para los grupos de derecha que los impulsan.

Puede entenderse entonces que para la lógica que suele manejar la derecha en gran parte del mundo en los últimos años, es coherente, y era completamente necesaria la emergencia de un suceso que desatara enormes controversias y que movilizara a las personas en sus aspectos más básicos y reaccionarios.

Hay algo aún más preocupante que la operación que aparentemente se ha montado en Villa Soldati, y es lo que pueden planear a futuro estas personas si su trampa no es detectada por una mayoría. Porque queda claro que para poder remontar la desastrosa imagen que tienen, no les va a alcanzar con una sola operación. Pero también queda claro que tienen el dinero y los medios de comunicación disponibles para construir una realidad virtual, en el caso de que no encuentren suficiente resistencia.

En este sentido es necesario un compromiso de quienes nos sentimos participantes activos del devenir político de nuestra sociedad y esto incluye, entre otras tantas formas, abordar, difundir y discutir temas como estos, aún a pesar de que puedan despertar una inicial resistencia, aún a pesar de que a alguien puedan resultarles incómodos. Muchas veces, evitar temas levemente incómodos, puede llevar a que en el futuro sean inevitables situaciones enormemente incómodas.

Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copia a sus amigos; nueve de cada diez las estarán esperando. Millones quieren ser informados. El Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad”. (Rodolfo Walsh)

Nota Original en la siguiente URL: http://comunicacionpopular.com.ar/el-golpe-mas-efectivo-y-siniestro-del-pro/