Ahora sí, háganse los rulos

Por Mario Wainfeld

Siempre lo supe, dijo la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y no hay margen para dudarlo. Siempre se supo, podría agregar el cronista, salvo en casos de extrema ingenuidad de gentes de a pie o de marcada malevolencia (cuanto menos, intencionalidad) de ciertos dirigentes opositores o “formadores de opinión”. Cristina Kirchner es (lejos) la principal figura del Frente para la Victoria (FpV), su mejor candidata, la única que garantiza la unidad de su espacio. Aquella cuya presencia organiza la interna entre peronistas que siempre se las trae y siempre tiene como viga de estructura la perspectiva del éxito.

La continuidad de su proyecto, su trayectoria, su vocación le indicaban el camino. Un protagonista político tiene deberes o tareas ineludibles, la suya era mantenerse en la brega.

Las versiones acerca de presuntas cuitas familiares fueron, usualmente, interesadas. Y, además, muy pobres en el diagnóstico. Sin entrar en la crónica doméstica, que el cronista aprecia poco, sus hijos siempre la acompañaron. Máximo Kirchner ya no es un chico, milita en el FpV con un perfil menos alto que el que desearían su adversarios, aunque suficiente para estar consustanciado con la continuidad. Florencia Kirchner entra en su mayoría de edad y sabe en qué hogar se crió.

Siempre lo supo, porque su objetivo es seguir adelante. Apenas, manejó los tiempos como le pareció más funcional.

– – –

Si se repasa el pasado, se advierte que el ex presidente Néstor Kirchner y Cristina Kirchner predispusieron decisiones tácticas relevantes de modo similar. Irlas instalando, suscitar que se comenten en el Agora, en Palacio, en los medios. Acostumbrar, por así decir, a la opinión pública al tema, aunque reservándose el momento del anuncio, lo que les permitió (aun en desenlaces presumibles) el plus de la sorpresa.

Cierto es que durante el mandato de Kirchner regía otro modo de insinuar sus resoluciones. Era habitual que el presidente las discurriera, con más o menos precisión, con algunos compañeros, periodistas, dirigentes políticos o corporativos. Las anticipaba, “pensaba en voz alta” alternando interlocutores. Así fue con su decisión de no ir por la reelección en 2007, introducida en 2004, cuando la viabilidad de su gobierno era todavía una hipótesis en cuestión. El desendeudamiento con el Fondo Monetario Internacional, las candidaturas de la actual presidenta en 2005 y 2007 fueron otros ejemplos. Kirchner insinuaba, escuchaba, propiciaba un diálogo en el que podía cambiar de lugar según la posición del interlocutor. Cristina Fernández restringió mucho ese tipo de conversaciones.

Claro que discurrir o analizar un tema es algo radicalmente distinto a decidir. La decisión no es un silogismo ni un acto de pura razón, es un atributo de la voluntad. La decisión puede acometerse consultando, disponiendo de buen bagaje racional, de background, de números de todo tipo. Pero es –quien frecuenta el primer nivel de la política lo sabe– un momento de intensa soledad. En algún punto, el líder decide solo, se hace cargo de las consecuencias, buenas o fatídicas.

El manejo de los tiempos le permitió organizar su fuerza, enviar mensajes a la dirigencia sindical para que moderara demandas eventualmente desbordadas, “contener” a la inmensa mayoría de los cuadros peronistas, recomponer la relación con el gobernador Daniel Scioli. Y también diferir entreveros palaciegos acerca de otras candidaturas, como la de vicepresidente, que ahora debe zanjarse en cuestión de horas.

Ese enigma subsiste, la oradora sugirió (sin decirlo del todo, lo que le deja las manos libres) que contemplará la incorporación de nuevas generaciones. El concepto “generación” es de ardua traducción en política, no se compadece del todo con las edades. Por ejemplo, los comedidos de Palacio se preguntarán (por contados días) cómo “calza” el ministro Amado Boudou, que está más cerca de los 50 años que de los 40, aunque se inició en la política mucho después que la Presidenta.

Algo de mayor volumen supo la Presidenta, que fue construir el escenario para que esa candidatura tuviera las mejores chances para los comicios de octubre. En primer término, junto a su compañero, supo remontar dos derrotas fuertes (la resolución 125 y las elecciones de hace dos años), recuperar terreno, reconquistar adhesiones y sumar nuevas, recobrar legitimidad.

Supo hacerlo después del fallecimiento de Kirchner, cuando el sentido común de los medios dominantes la decretó incapaz de proseguir sin él. Faltó poco para que se dijera que no embocaría con la puerta de la Casa Rosada, que no sabría usar el teléfono. Que (mero espejo o delegada del poder de Kirchner) no daría en el clavo.

La ausencia del ex presidente dista de ser baladí. Es verosímil que hubiera ayudado a ahorrarle algunas dificultades o goles en contra en el lapso posterior a octubre, aunque conviene precaverse de atribuir infalibilidad a los que ya no están. El criterio es excesivo, máxime cuando se sabe que en vida cometieron errores severos, como todos los humanos o como todos los dirigentes, aun los mejores.

Lo real es que la Presidenta ejerció el comando, asumió su rol, adecuó su discurso y hasta su transmisión emocional a las nuevas, difíciles, circunstancias. Hoy día tiene la mejor imagen y la mayor intención de voto de todo su mandato, si se ponen entre paréntesis los poquitos días de la “luna de miel” postelectoral.

Nadie gana las elecciones en las vísperas, ningún horizonte está sellado a cuatro meses vista en un país dinámico inserto en un mundo en crisis. Pero su posición relativa es óptima, lo que también le sirve para disponer del manejo interno. Su liderazgo es una consecuencia de la gestión y la aprobación. Un buen tramo, el final que vale doble, lo recorrió sola.

Siempre lo supo, porque un dirigente de raza sabe que le están vedados determinados escondrijos o ausentismos (imaginables, y hasta por ahí no más, en las vidas privadas). Supo cómo llegar a una compulsa con la oposición dividida, con varios presidenciables que se apearon porque no les dieron el cuero o los sondeos. Con un gobierno que conserva sus coordenadas básicas, discutibles y mejorables, pero en cualquier caso previsibles en su direccionalidad. Y porque dobló la apuesta en las coyunturas más desafiantes y desalentadoras. Así llegó al anuncio de ayer, que todos descontaban en una política con vocación.

URL: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/170587-54305-2011-06-22.html

Mensaje mafioso

Por Atilio A. Boron *

Según Kurt Burneo, economista del equipo técnico que asesora a Ollanta Humala, no existe ningún fundamento macroeconómico que explique la abrupta caída experimentada por la Bolsa de Lima el lunes pasado.

En relación con este tema se manifestó también la calificadora de riesgo Moody’s, asegurando que no existen razones que autoricen a cambiar sus pronósticos sobre el desempeño futuro de la economía peruana o a disminuir el grado de inversión del Perú, lo que fue confirmado por otra calificadora, Fitch Rating, y por los bancos internacionales de inversión que operan en ese país. Impávido ante estos argumentos, el sol continuó su moderada depreciación frente al dólar.

Burneo destacó una vez más que la seguridad de los depósitos bancarios no será alterada y que los grandes lineamientos de la política económica seguirán en vigor. Dijo también que las empresas que cotizan en Bolsa muestran elevados grados de rentabilidad: “las utilidades de las empresas con respecto a sus ventas están por encima del 24 por ciento, y en el caso de las empresas mineras, ese ratio es de 60 por ciento”. ¡Nótese la fenomenal rentabilidad empresarial, que contrasta con la no menos fenomenal deuda social del tan exitoso “modelo” en el Perú! Si, según se dice, los fundamentos son sólidos y se descarta cualquier cambio, ¿cuál es la razón por la que cayó la Bolsa?

La respuesta es bien simple: porque ante el nuevo cuadro político abierto por la elección de Humala, los especuladores que se dan cita en todas las Bolsas del mundo (y la de Lima no es una excepción) decidieron enviarle un mensaje mafioso al presidente electo haciendo una pequeña demostración de su poderío y su musculatura financiera.

En suma, una especie de “golpe de mercado” preventivo, una advertencia y un recordatorio de lo que podría llegar a pasarle en caso de que optara por abandonar el camino trazado por sus predecesores.

El capital no descansa y vota todos los días, y sus estratagemas pueden maniatar a cualquier gobierno. Humala declaró que será respetuoso de la economía de mercado; al mismo tiempo dijo que quiere acabar con la pobreza y la exclusión social. Pero si mantiene la economía de mercado, tal cual hoy existe en el Perú, lo seguro será que la pobreza y la exclusión social crezcan al ritmo desmesurado en que lo hace la tasa de ganancia de las empresas.

Tendrá que optar, y en la pulseada con los mercados su arma principal, tal vez la única, será su capacidad para promover la organización y concientización del campo popular.

A escasas veinticuatro horas de las elecciones, el mercado le arrojó el guante a Humala y se constituyó como su enemigo. Habrá que ver como éste reacciona ante la inveterada afición de aquél por las prácticas extorsivas a las que apela para defender los intereses del capital.

* Director del PLED/Centro Cultural de la Cooperación.

Publicado en Pagina 12:
http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/subnotas/169667-54070-2011-06-08.html

Leer mas:

Nota en el diario El Comercio (Perú)

http://elcomercio.pe/economia/755652/noticia-bolsa-valores-lima-cae36-apertura

Corpos mediáticas, populismo y democratización de medios en América Latina

Este video tiene que ver con lo que está sucediendo en América Latina, y también en Perú, sólo que con la llegada de Humala a la Presidencia se agudizará.

Muy recomendable.

Basta por hoy, vamos a sumergirnos en el estudio que el jueves rendimos el segundo parcial de Derechos Humanos.

Hasta pronto!

Ollanta Humala: Presidente del Perú

Unas reflexiones sobre el electo Presidente: OLLANTA HUMALA

Hay mucho “ruido” alrededor de su persona, de su ideología e incluso de su capacidad. Todos estos aspectos son bastante relativos ya que dependen desde donde se realice el análisis.

Para el establishment es el demonio en persona.

Para aquellos que están enquistados en el narcoestado peruano, lo ven como alguien que no pertenece a la “familia” al que seguro le “haran una propuesta que no pueda rechazar”.

Las corporaciones y empresarios vinculados a ellas, le temen al cambio en las “reglas de juego” tan favorables a sus propios intereses, casi como hechas a su medida, esto es, por ejemplo a la disminución y/o pérdidas de sus privilegios impositivos y/o al aumento de sus obligaciones patronales.

Sin embargo, lo que pretendo rescatar es que resulta ser  la única opción que tiene una mirada coincidente con lo que está pasando en Latinoamérica. Para lo cual debemos precisar que los tiempos que se viven en la actualidad, son muy diferentes a todo tiempo pasado.

La aplicación del  nefasto modelo “neoliberal” en la región y en el mundo, ha sido devastadora para el aparato productivo, convirtiéndose en una maquinaria muy efectiva  para generar pobreza, exclusión y por lógica consecuencia el deterioro profundo de las instituciones fundamentales de nuestra sociedad.

El Estado, por ejemplo, se ha reducido a un ente minúsculo, pero muy costoso, absolutamente ineficiente en garantizar y proporcionar a sus habitantes los derechos más básicos y elementales  que contiene su norma fundante (La Constitución) convirtiéndose  (el estado) en el lugar común de un grupo de personajes corruptos, delincuentes  y malvivientes, con olor a perfume importado y autos de lujo, para quienes  lo único importante es el LOBBY arancelado y oportunista.

Por si fuera poco, este pequeño grupo lleva décadas sirviéndose del patrimonio de todos los peruanos para satisfacer sus inagotables ansias de poder y riqueza, ya que son los mismos de siempre, quienes incluso eligen y prefieren repetir el plato podrido, maloliente y nauseabundo del  fujimorismo en esta última ocasión o del APRA enteriormente.

Que personajes que nos trajeron estas pestes: Marta Chávez, (esta Chávez sí que es un espanto) Marta Hildebrandt, Joy Way, Montesinos, Hermosa Ríos, los de Grupo Colina, el hermanito Fujimori, los hijitos Fujimori, con ellos, de la mano, Garcia Pérez, Del Castillo, Villanueva, Mantilla,  además de payasos como Rey, PPK, Flores Nano, Bedoya, etc., hasta ladronzuelos de poca monta como el tal Alarcón de Alianza Lima. Hay que tener estómago para poder continuar con la listita.

La “fabricación” de la voluminosa DEUDA EXTERNA cuyo único resultado es impedir el desarrollo en todos sus modos: de la industria local, del mercado interno, de la educación, de la cultura, etc., y que recae con fuerza sobre toda la población empobrecida, mientras  favorece a unos pocos, evidenciándose como  una excelente herramienta de dominio y  sumisión.

Para no extenderme demasiado aunque el tema es propicio, tenemos que mirar nuestra región y el mundo a la luz de los resultados y los hechos actuales, analizar lo que sucede en USA, en ESPAÑA, PORTUGAL, GRECIA, IRAN, LIBIA, AFGANISTAN, PALESTINA, FRANCIA, INGLATERRA, para poder descubrir que América del Sur dividida, fraccionada, sólo le es funcional a intereses específicos.
Los últimos territorios que aun forman parte del “patio trasero” son CHILE (territorio estratégico militar, algunas frutas, vino y minerales), COLOMBIA (cocaína) y PERU (territorio estratégico militar, minerales y cocaína).

Estos son territorios donde todavía  se vende  el “american dream” en los sectores más arribistas, en particular, gracias al bajo nivel de la educación, la enorme hegemonía ideológica repartida desde medios  de comunicación masiva de pésima calidad, mientras los recursos naturales se extraen para “exportar” y donde las leyes laborales están hechas a medida de la patronal.

En este escenario, un líder político que comulga con la opción de generar un bloque regional, económicamente autónomo, vigoroso e independiente, que entiende la importancia de la integración regional, esto es, trabajar tanto para la región como para el territorio nacional, que quiere sumarse seriamente a la UNASUR, resulta muy  atractivo por el carácter de actualidad que lo recubre.

Entonces ahora podemos hablar de la América Bolivariana integrada básicamente por: ARGENTINA, BRASIL, BOLIVIA, ECUADOR, URUGUAY, PARAGUAY, VENEZUELA y ahora -esperamos que con seriedad y responsabilidad- PERU.

Un punto que no es menor, es corroborar con enorme alegría,  que se repite en el Perú aquel fenómeno que desde hace unos pocos años se viene dando en los países miembros de nuestra comunidad: El Presidente del PERU tiene rostro PERUANO. Pero rostro auténtico, diferente de aquel que renegó de su identidad al escucharse hablar en inglés.

Sabemos que lo que se viene no es camino fácil. Y ya se puede ver como salen los “patrones” a dar órdenes: “Tiene que nombrar el ministro de Economía”, y desde sus medios pretenden seguir fijando la agenda: “Debe dar fuertes señales de concertación”.

Me parecía tan alucinante como las patadas y bofetadas de “caballo loco”, ver anoche en la TV como un grupo de payasos  que se visten de periodistas en America TV pretendían que Humala saliera en el momento que ellos lo indicaban, ya que no encontraban razones para tanta demora, en medio de una grotesca, burda y pésima cobertura.

Me alegra tener  al menos la esperanza de que mi país tiene ahora y por fin una gran oportunidad!

Recomendados: (ayuda a entender)

Capitalismo: Una historia de amor (Michael Moore)

http://es.wikipedia.org/wiki/Capitalismo:_Una_historia_de_amor

http://www.cinematical.es/2010/01/06/traduccion-critica-capitalismo-una-historia-de-amor/

Al Sur de la frontera (Oliver Stone)

http://es.wikipedia.org/wiki/Al_sur_de_la_frontera

http://www.peliculas4.com/ver-al-sur-de-la-frontera-online-9-2213.html

Perú dejaría de ser parte del eje pro EEUU