Teoría Pura del Derecho

Teoría Pura del Derecho
Hans Kelsen

Cap. 1 – El Derecho y la Naturaleza

1. ¿Qué es una Teoría “Pura” del Derecho?

Es una teoría del derecho positivo en general. No es una interpretación de un orden juridico particular.

Procura determinar qué es y cómo se forma el derecho. Es una ciencia del derecho y no una politica jurídica.

Como teoría “pura” constituye una ciencia que tiene por único objeto al derecho e ignora todo lo que no corresponda estrictamente a su definición. El principio fundamental de su método elimina del derecho todos los elementos que le son extraños. Sin embargo, en el curso de los siglos XiX y XX en el desarrollo de la ciencia jurídica se ha ignorado tal principio metódico. Esto es, que la ciencia del derecho se ha ocupado de la psicología, la biología, la moral y la teología. Puede decirse que en la actualidad no hay domino científico en el cual el jurista no se considere autorizado a penetrar, estimando que jerarquiza su prestigio científico de esa forma. El resultado no puede ser otro que la ruina de la verdadera ciencia jurídica.

 2. Ciencias de la Naturaleza y Ciencias Sociales. Causalidad e Imputación.

a) La naturaleza y la sociedad

Por naturaleza entendemos un orden o sistema de elementos relacionados por un principio particular: CAUSALIDAD. Es decir existe una relación de CAUSA-EFECTO. Entendemos causalidad como un principio de conocimiento.

La sociedad es un orden que regula la conducta de los hombres. Una ciencia que estudiara la sociedad aplicando el principio de causalidad seria una ciencia de la naturaleza, como lo son la fisica y la biología. Sin embargo en nuestros juicios sobre la conducta humana aplicamos otro principio, totalmente diferente al de causalidad, principio que se aplica en las ciencias  cuyo objeto es la conducta humana. Esto esclarece que el principio que rige el orden social difiere del que se encuentra  en la naturaleza.

b) La Imputación en el pensamiento jurídico

Para describir su objeto, la ciencia jurídica formula lo que llamamos reglas del derecho.

Una regla del derecho afirma: “Si se ha cometido un acto ilícito, debe ser aplicada una sancion“.

Al igual que en la ley natural, la regla del derecho establece una relación entre dos hechos, pero mientras en la ley natural hay una relación de causa a efecto, la causalidad no interviene en la regla del derecho. La sanción no es el efecto del acto ilícito. La relación que existe resulta de una norma que prescribe o autoriza una conducta determinada. Estas normas pueden denominarse costumbre, ley, fallo judicial o acto administrativo.

Un acto ilícito es seguido de una sanción porque una norma creada por un acto jurídico (en el sentido de acto creador de derecho) prescribe o autoriza la aplicación de una sanción cuando se ha cometido un acto ilícito.

No sucede lo mismo en la relación causal: el efecto no sigue a la causa porque asi esté prescrito o autorizado por una norma, el efecto se produce independientemente de toda norma creada por los hombres.

Cuando se afirma que una norma es “creada” por un acto, este acto tiene un sentido normativo. El derecho y la moral son órdenes positivos en tanto y en cuanto sus normas han sido “puestas” o creadas por actos cumplidos en el espacio y en el tiempo.

Una ciencia del derecho o una ética cientifica sólo puede tener por objeto el derecho positivo o una moral positiva. Dichas disciplinas describen normas positivas que prescriben o autorizan una conducta determinada y afirman que en tales condiciones tal individuo debe conducirse conforme a una norma dada.

Toda norma es la expresion de un valor, de un valor moral si se trata de una norma moral, de un valor jurídico si se trata de una norma jurídica.

Para definir la relación que la norma jurídica establce entre el acto ilícito y la sanción, la ciencia jurídica formula una regla de derecho que establece que la sancion debe seguir al acto ilicito. Hemos dado a esta relación el nombre de IMPUTACION, puesto que la sanción es imputada al acto ilícito. Tambien decimos que un individuo es RESPONSABLE cuando una sanción puede ser dirigida contra él. o IRRESPONSABLE cuando una sanción no pude ser dirigida contra él, por tratarse de un niño, o un alienado.

Por lo cual es importante precisar que la relación entre un acto ilícito y una sanción supone que el autor del acto es responsable de su conducta. El mismo acto cometido por un individuo irresponsable, no es vinculado por el orden jurídico a una sanción.

La imputación vincula dos conductas humanas: el acto ilícito y la sanción. La ciencia del derecho no pretende dar una explicación causal de las conductas humanas a las cuales se aplican las normas jurídicas.

c) La imputación en el pensamiento primitivo

El estudio de las sociedades primitivas permite comprobar que éstas interpretan la naturaleza con la ayuda del principio de imputación. La idea de causalidad, fundamento de las ciencias de la naturaleza, apareció en un estadio más avanzado de la civilización. Cuando los hombres viven en sociedad, la noción del bien y del mal nace en su espiritu. Las primeras normas sociales han tenido verosimilmente por fin imponer restricciones al instinto sexual y a la violencia. El incesto y el homicidio en el interior del grupo son, sin duda, los crímenes más antiguos y la vendetta la primera sanción establecida por el orden social. Esta sanción está fundada sobre el principio social más primitivo, el de la retribución, que se manifiesta tanto en lo que respecta a la pena como a la recompensa.

Podemos formularlo asi: “Si un individuo actúa bien, debe ser recompensado, y si actúa mal debe ser penado”. Entre la condición y la consecuencia, entre la acción buena o mala y la recompensa o la pena, no hay una relación de causa efecto, sino una imputación, ya que la recompensa o el castigo son IMPUTADOS a la accion a la cual deben “retribuir”.

Cuando el hombre primitivo siente la necesidad de explicar los fenómenos naturales los considera como  recompensas o penas según se produzcan a su favor o en su contra. Esta interpretación no es causal, sino normativa.

d) El animismo, interpretación social de la naturaleza

Por animismo se entiende la convicción del hombre primitivo de que las cosas tienen un alma, que están animadas. Espíritus poderosos pero invisibles se esconden en ellas o detrás de ellas. Para el hombre primitivo los espíritus indican cual es la conducta correcta, pues de ellos emana la pena o la recompensa. Es asi establecida por seres sobrehumanos y poderosos que dirigen la naturaleza.

El animismo es, por consiguiente, una interpretación de la naturaleza a la vez personal, social y normativa, fundada sobre el principio de imputación y no sobre el de causalidad. Por eso la naturaleza no tiene para el hombre primitivo la misma significación que para la ciencia moderna.

La interpretación normativa se reserva hoy por hoy para las relaciones sociales entre los hombres entre sí, en tanto que las relaciones entre las cosas son el objeto de una explicación causal. Para arribar a la noción de la naturaleza concebida como un orden causal ha sido necesario que se liberara del animismo descubriendo el principio de causalidad.

Pero el momento decisivo, en el pasaje de una interpretación normativa a una explicación causal de la naturaleza, se produce cuando el hombre se ha dado cuenta de que las relaciones entre las cosas son independientes de toda voluntad divina o humana y que, de esta manera, se distinguen de las relaciones entre los hombres por ser éstas reguladas por normas.

e) Ciencias causales y ciencias normativas

El principio de causalidad ha sido tambien aplicado a las conductas humanas; de aqui la constitución de ciencias causales como la psicología, la etnología, la historia o la sociología, que buscan explicar las conductas humanas estableciendo relaciones de causa a efecto entre ellas. Otras ciencias sociales no aplican el principio de causalidad sino el de imputación. Estudian las conductas humanas, no como se desarrollan efectivamente en el orden causal de la naturaleza, sino en relación con las normas que prescriben cómo deben desarrollarse. Son, pues, ciencias normativas, entre las cuales encontramos la ética y la ciencia del derecho.

Que una ciencia sea calificada de normativa no significa que tenga por objeto prescribir una conducta determinada ni dictar normas aplicables a la conducta de los individuos. Su papel es solamente describir las normas y las relaciones sociales que ellas establecen.

Para una ciencia normativa una sociedad es un orden normativo (moral, religioso o jurídico) constituido por un conjunto de normas. Un orden normativo es eficaz cuando, de manera general, los individuos a los cuales se dirige se conforman a sus normas.

f) Leyes causales y leyes normativas

Tanto el principio de causalidad como el de imputación se presentan bajo la la forma de juicios hipotéticos que establecen una relación entre una condición y una consecuencia. Pero la naturaleza de esta relación no es la misma en los dos casos.

La fórmula del principio de causalidad: “Si la condición A se realiza, la consecuencia B se producirá

La fórmula del principio de imputación: “Si la condición A se realiza, la consecuencia B debe producirse

En el principio de causalidad la condición es una causa y la consecuencia su efecto. Además, no interviene acto humano ni sobrehumano.

En el principio de imputación, por el contrario, la relación entre la condición y la consecuencia es establecida por actos humanos o sobrehumanos.

Por otra parte, cada causa concreta es simultáneamente efecto de otra causa y cada efecto la causa de otro efecto. Hay, pues por definición, cadenas de causas y efectos y cada acontecimiento es el punto de interseccion de un número infinito de cadenas causales.

En el caso de la imputación, acontece otro proceso totalmente distinto. La condición a la cual se imputa una consecuencia moral, religiosa o jurídica, no es necesariamente una consecuencia imputable a una condición. Si la cadena de causalidad tien un numero infinito de eslabones, las de la imputación no tienen más que dos. El acto bueno al cual se le imputa la gratitud, el pecado al cual se le imputa la penitencia, el robo al cual se le imputa el encarcelamiento, todas estas condiciones a las cuales es imputada una consecuencia moral, religiosa o jurídica, son le punto final de la imputación.

Por el contrario, la causalidad no conoce punto final.

g) Causalidad e imputación