José Pablo Feinmann: “la tarea de idiotizar al receptor”

Yo no puedo tener un premio que se lo dieron a Tinelli también, yo este premio se los voy a devolver, ustedes disculpen, pero no quiero tener ese premio.

Y quiero que esto sea un gesto, en el cual se sepa que no se puede premiar la anticultura, el anti-pensamiento, ¡eso no se puede premiar!

Yo no digo que el programa del muchachos ese, ya grande, no sea ideológico, no, es totalmente ideológico, porque es la tarea de idiotizar al receptor.

……

Ese programa no tiene nada que ver con la democracia, porque la democracia requiere ciudadanos lucidos, ciudadanos que sepan valorar el pensamiento, la cultura y que sepan elegirse a sí mismos a partir de sí mismos.

Y que cuando lleguen a su casa no sean idiotizados por idioteces aluvionales, sino que puedan pensar un momento después del cansancio del día: que soy? adónde voy?, para qué? que es lo que pasa a en mi país? que opción voy a tener?

Y eso es una opción, esa es la opción que le dan.

La opción que le dan es basura, porque queremos que seas basura, para que no pienses, para que te pensemos nosotros, para que te hablemos nosotros, para que lo que digas es lo que nosotros decimos, lo que pienses lo que nosotros pensamos, para eso, para que seas un sujeto colonizado, que ya no seas un sujeto libre, un sujeto otro un sujeto colonizado.

…….

Personalidad destacada de la cultura así dice la gran siete….

……

Tinelli no necesita salir con esto porque lo ven y es una gran imagen de este país para vergüenza de cada uno de nosotros.

Porque todos los ciudadanos de un país no solo son responsables de lo que pasa, sino de lo que no pueden evitar que pase. Entonces nuestra tarea es evitar que ciertas cosas pasen

A los intelectuales que están en la llamada oposición les digo: ¡miren que cultura se viene!

Y a esa concepción de la cultura idiotizante, antidemocrática, porque no hay nada más antidemocrático que un pueblo idiota, que un pueblo que no piensa, un pueblo que no elige, un pueblo que no es libre, porque el que no piensa, el que no elige, el que no decide a partir de si, no es libre, está siendo dirigido, colonizado, manejado, manipulado por el poder mediático, por eso el poder mediático lucha tanto por tener tanto, por cada boca que tiene, tienen 20 mil, 30 mil idiotas más a los que colonizan.

El pensamiento argentino entonces, sigue siendo una gran necesidad, porque no tenemos tantos medios como tienen los que luchan por una televisión que idiotice al receptor.

 

Acoso Escolar o BULLYING.
Cómo actuar.

Acoso escolar. Un grave problema de nuestro tiempo.

Publicado en la Agenda Periodística MARIAPRESS
para todos los medios de la República Argentina.
www.mariapress.com

-Mamá no quiero ir nunca más a la escuela.
Esa frase se repitió varias veces a lo largo del año y nos motivó a participar en la defensa jurídica de chicos que sufrieron acoso escolar ó bullying en Buenos Aires, ante la desesperación de los padres que veían como sus hijos primero desmejoraban en el rendimiento escolar, luego aparecían con golpes y marcas, para concluir en el abandono liso y llano de la escuela.

En este caso logramos establecer una cadena de responsabilidades desde la maestra a la dirección de la escuela y los padres del menor acosador, haciendo foco en que el acoso es una contravención y la coacción un delito, que si bien no es punible por tratarse de menores sí es condenable para los mayores en tanto instigadores y/o coautores por omisión, toda vez que no se involucran para evitar el abuso.

A partir de acá contaremos algunos casos y describiremos como encontramos la solución a las denuncias por casos de acoso escolar ó bullying, que nos presentaron.

Dos chicos A. y C. y una chica M. iban a colegios de Buenos Aires. Los dos primeros a entidades privados y la nena a una escuela pública. Ninguno de ellos llegaba a los 12 años, sin embargo eran obligados a soportar situaciones de acoso y de abuso en el plano oral y físico (no hubo abuso sexual de ninguna índole), que resultarían insoportables para cualquier adulto.

A partir de ahí y luego de recibir las denuncias de los desesperados padres notificamos a las escuelas, a las autoridades de la dirección, a las maestras y a los padres de los menores abusadores.

Se puso sobre la mesa la posibilidad concreta de concurrir a sede penal y/o contravencional, por acoso y coacción, no contra los menores pero sí contra las autoridades escolares y sobre todo contra los progenitores de los menores acosadores, toda vez que no se observaba un escarmiento hacia los agresores é incluso quedaba flotando en el aire una fea sensación de que los padres de los agresores los instigaban con frases del tipo:

-“yo era igual cuando era chico, molestaba a todos”. O
-“me gusta que mi hijo imponga sus ideas como fuere. O
-“me gusta que me hijo se haga respetar”.

A partir de esas reuniones y con las causas penales en la mano decidimos cortar por lo sano y manifestar los próximos pasos a seguir, con solicitud de daños y perjuicios incluídos, toda vez que los menores afectados registraron un grave daño en el cuerpo y en la salud.

Resultado? En los tres casos hubo solución.

Los chicos agredidos se reintegraron a la escuela y no volvieron a ser acosados. Y los padres de los acosadores se comprometieron y cumplieron hasta hoy con una rutina de atención sobre sus hijos, de consultas psicológicas periódicas y fundamentalmente de enseñanza de respeto y tolerancia hacia los demás.

Dr. Javier Miglino.

A partir de acá te dejamos los conceptos que hemos ido recogiendo a lo largo del trabajo y que es fruto de la colaboración de distintos profesionales tanto del área legal como del área de la salud física y mental, de la educación y de la cultura, que permanentemente colaboran ad-honorem con la ONG Ciudadana Defendamos Buenos Aires.

El acoso escolar (también conocido como hostigamiento escolar, matonaje escolar o por su término inglés bullying) es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre chicos de las escuelas primaria y secundaria, de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado.

Estadísticamente, el tipo de violencia dominante es el emocional y se da mayoritariamente en el aula y patio de los centros escolares. Los protagonistas de los casos de acoso escolar suelen ser niños y niñas en proceso de entrada en la adolescencia (12-13 años), siendo ligeramente mayor el porcentaje de niñas en el perfil de víctimas.

El acoso escolar es una forma característica y extrema de violencia escolar.

El acoso escolar es una especie de tortura, metódica y sistemática, en la que el agresor sume a la víctima, a menudo con el silencio, la indiferencia o la complicidad de otros compañeros.

Este tipo de violencia escolar se caracteriza, por tanto, por una reiteración encaminada a conseguir la intimidación de la víctima, implicando un abuso de poder en tanto que es ejercida por un agresor más fuerte (ya sea esta fortaleza real o percibida subjetivamente) que aquella. El sujeto maltratado queda, así, expuesto física y emocionalmente ante el sujeto maltratador, generándose como consecuencia una serie de secuelas psicológicas (aunque estas no formen parte del diagnóstico); es común que el acosado viva aterrorizado con la idea de asistir a la escuela y que se muestre muy nervioso, triste y solitario en su vida cotidiana.

En algunos casos, la dureza de la situación puede acarrear pensamientos sobre el suicidio e incluso su materialización, consecuencias propias del hostigamiento hacia las personas sin limitación de edad.

El objetivo de la práctica del acoso escolar es intimidar, apocar, reducir, someter, aplanar, amedrentar y consumir, emocional e intelectualmente, a la víctima, con vistas a obtener algún resultado favorable para quienes acosan o satisfacer una necesidad imperiosa de dominar, someter, agredir, y destruir a los demás que pueden presentar los acosadores como un patrón predominante de relación social con los demás.

En ocasiones, el niño que desarrolla conductas de hostigamiento hacia otros busca, mediante el método de «ensayo-error», obtener el reconocimiento y la atención de los demás, de los que carece, llegando a aprender un modelo de relación basado en la exclusión y el menosprecio de otros.

Con mucha frecuencia el niño o niña que acosa a otro compañero suele estar rodeado muy rápidamente de una banda o grupo de acosadores que se suman de manera unánime y gregaria al comportamiento de hostigamiento contra la víctima. Ello es debido a la falta de una autoridad exterior (por ejemplo, un profesor, un familiar, etc.) que imponga límites a este tipo de conductas, proyectando el acosador principal una imagen de líder sobre el resto de sus iguales seguidores.

A menudo la violencia encuentra una forma de canalizarse socialmente, materializándose en un mecanismo conocido de regulación de grupos en crisis: el mecanismo del chivo expiatorio. Destruir al que no es seguidor, al que se resiste, al diferente, al que sobresale académicamente, al imbuido de férreos principios morales, etc.

Hay descrito hasta 8 modalidades de acoso escolar, con la siguiente incidencia entre las víctimas.

  • Bloqueo social (29,3%)
  • Hostigamiento (20,9%)
  • Manipulación (19,9%)
  • Coacciones (17,4%)
  • Exclusión social (16,0%)
  • Intimidación (14,2%)
  • Agresiones (13,0%)
  • Amenazas (9,1%)

Bloqueo social

Agrupa las acciones de acoso escolar que buscan bloquear socialmente a la víctima. Todas ellas buscan el aislamiento social impuesto por estas conductas de bloqueo.

Son ejemplos las prohibiciones de jugar en un grupo, de hablar o comunicar con otros, o de que nadie hable o se relacione con él, pues son indicadores que apuntan un intento por parte de otros de quebrar la red social de apoyos del niño.

Se incluye dentro de este grupo de acciones el meterse con la víctima para hacerle llorar. Esta conducta busca presentar al niño socialmente, entre el grupo de iguales, como alguien flojo, indigno, débil, indefenso, estúpido, llorica, etc.

El hacer llorar al niño desencadena socialmente en su entorno un fenómeno de la estigmatización secundaria conocido como mecanismo de chivo expiatorio.

De todas las modalidades de acoso escolar es la más difícil de combatir en la medida que es una actuación muy frecuentemente invisible y que no deja huella.

El propio niño no identifica más que el hecho de que nadie le habla o de que nadie quiere estar con él o de que los demás le excluyen sistemáticamente de los juegos.

Hostigamiento

Agrupa aquellas conductas de acoso escolar que consisten en acciones de hostigamiento y acoso psicológico que manifiestan desprecio, falta de respeto y desconsideración por la dignidad del niño.

El desprecio, el odio, la ridiculización, la burla, el menosprecio, los motes, la crueldad, la manifestación gestual del desprecio, la imitación burlesca son los indicadores de esta escala.

Manipulación social

Agrupa aquellas conductas de acoso escolar que pretenden distorsionar la imagen social del niño y “envenenar” a otros contra él.

Con ellas se trata de presentar una imagen negativa, distorsionada y cargada negativamente de la víctima. Se cargan las tintas contra todo cuanto hace o dice la víctima, o contra todo lo que no ha dicho ni ha hecho.

No importa lo que haga, todo es utilizado y sirve para inducir el rechazo de otros. A causa de esta manipulación de la imagen social de la víctima acosada, muchos otros niños se suman al grupo de acoso de manera involuntaria, percibiendo que el acosado merece el acoso que recibe, incurriendo en un mecanismo denominado “error básico de atribución”.

Coacción

Agrupa aquellas conductas de acoso escolar que pretenden que la víctima realice acciones contra su voluntad. Mediante estas conductas quienes acosan al niño pretenden ejercer un dominio y un sometimiento total de su voluntad.

El que la víctima haga esas cosas contra su voluntad proporciona a los que fuerzan o tuercen esa voluntad diferentes beneficios, pero sobre todo poder social. Los que acosan son percibidos como poderosos, sobre todo, por los demás que presencian el doblegamiento de la víctima.

Con frecuencia las coacciones implican que el niño sea víctima de vejaciones, abusos o conductas sexuales no deseadas que debe silenciar por miedo a las represalias sobre sí o sobre sus hermanos.

Exclusión social

Agrupa las conductas de acoso escolar que buscan excluir de la participación al niño acosado. El “tú no”, es el centro de estas conductas con las que el grupo que acosa segrega socialmente al niño.

Al ningunearlo, tratarlo como si no existiera, aislarlo, impedir su expresión, impedir su participación en juegos, se produce el vacío social en su entorno.

Intimidación

Agrupa aquellas conductas de acoso escolar que persiguen amilanar, amedrentar, apocar o consumir emocionalmente al niño mediante una acción intimidatoria. Con ellas quienes acosan buscan inducir el miedo en el niño.

Sus indicadores son acciones de intimidación, amenaza, hostigamiento físico intimidatorio, acoso a la salida del centro escolar.

Amenaza a la integridad

Agrupa las conductas de acoso escolar que buscan amilanar mediante las amenazas contra la integridad física del niño o de su familia, o mediante la extorsión.

Causas

El agresor ó acosador: características psicológicas y entorno familiar

Aunque el acosador escolar no tiene por qué padecer ninguna enfermedad mental ó trastorno de la personalidad grave, presenta normalmente algún tipo de psicopatología. Fundamentalmente, presenta ausencia de empatía y algún tipo de distorsión cognitiva.

La carencia de empatía explica su incapacidad para ponerse en el lugar del acosado y ser insensible al sufrimiento de este.

La presencia de distorsiones cognitivas tienen que ver con el hecho de que su interpretación de la realidad suele eludir la evidencia de los hechos y suele comportar una delegación de responsabilidades en otras personas. Así, normalmente responsabiliza de su acción acosadora a la víctima, que le habría molestado o desafiado previamente, con lo que no refleja ningún tipo de remordimiento respecto de su conducta (los datos indican que, aproximadamente, un 70% de los acosadores responden a este perfil).

La psicología actual, por otra parte, identifica en los acosadores escolares la existencia probable de una educación familiar permisiva que les puede haber llevado a no interiorizar suficientemente bien el principio de realidad: los derechos de uno deben armonizarse con los de los demás.

La consecuencia es la dificultad para ponerse en el lugar del otro por una carencia de altruismo vinculada a un ego que crece a costa de los demás, meros instrumentos a su servicio, y que tiene un umbral de frustración muy bajo. Algunos autores denominan a este tipo de niño como chico tirano ó niño tirano.

El niño mal educado en la familia probablemente reproducirá en la escuela los hábitos adquiridos. Ni respetará, ni empatizará con los profesores, ni con sus compañeros. Sus frustraciones quizá le lleven a elegir un cabeza de turco. A menudo será aquel compañero que le haga patentes sus limitaciones y carencias, o que, simplemente, le parezca vulnerable.

El entorno escolar

Se puede dar el caso de que la ausencia en clase (o, en general, en el centro educativo) de un clima adecuado de convivencia pueda favorecer la aparición del acoso escolar. La responsabilidad al respecto oscila entre la figura de unos profesores que no han recibido una formación específica en cuestiones de intermediación en situaciones escolares conflictiva, y la disminución de su perfil de autoridad dentro de la sociedad actual.

La televisión

El mensaje implícito de determinados programas televisivos de consumo frecuente entre adolescentes que exponen un modelo de proyecto vital que busca la aspiración a todo sin renunciar a nada para conseguirlo, siempre y cuando eso no signifique esforzarse o grandes trabajos, constituye otro factor de riesgo para determinados individuos.

Los expertos han llegado también a la conclusión de que la violencia en los medios de comunicación tiene efectos sobre la violencia real, sobre todo entre niños.  Se discute, no obstante, el tipo de efectos y su grado: si se da una imitación indiscriminada, si se da un efecto insensibilizador, si se crea una imagen de la realidad en la que se hiperboliza la incidencia de la violencia, etc
En conclusion la television con alto riesgo de violencia afecta a los niños, en el sentido de querer y tratar ser como ellos ( tipos de modelo prototipo).

Se estima que la intervención simultánea sobre factores individuales, familiares y socioculturales, es la única vía posible de prevención del acoso escolar. La prevención se puede realizar en distintos niveles.

Prevención

Una prevención primaria sería responsabilidad de los padres (apuesta por una educación democrática y no autoritaria), de la sociedad en conjunto y de los medios de comunicación (en forma de autorregulación respecto de determinados contenidos).

Una prevención secundaria sería las medidas concretas sobre la población de riesgo, esto es, los adolescentes (fundamentalmente, promover un cambio de mentalidad respecto a la necesidad de denuncia de los casos de acoso escolar aunque no sean víctimas de ellos), y sobre la población directamente vinculada a esta, el profesorado (en forma de formación en habilidades adecuadas para la prevención y resolución de conflictos escolares).

Por último, una prevención terciaria serían las medidas de ayuda a los protagonistas de los casos de acoso escolar.

Resolución de conflictos

Pese a que la figura del acoso en general atiende a un concepto de negación del conflicto al tratarse de un maltrato soterrado (incluso para la víctima, pues a ella le declaran la guerra en secreto, nunca abiertamente), tal vez podría hablarse de conflicto para simplificar el acercamiento a la materia. Y es que el conflicto forma parte de la vida y es un motor de progreso, pero en determinadas condiciones puede conducir a la violencia.

Para mejorar la convivencia educativa y prevenir la violencia, es preciso enseñar a resolver conflictos de forma constructiva; es decir, pensando, dialogando y negociando. Un posible método de resolución de conflictos se desarrolla en los siguientes pasos:

  • Definir adecuadamente el conflicto.
  • Establecer cuáles son los objetivos y ordenarlos según su importancia.
  • Diseñar las posibles soluciones al conflicto.
  • Elegir la solución que se considere mejor y elaborar un plan para llevarla a cabo.
  • Llevar a la práctica la solución elegida.
  • Valorar los resultados obtenidos y, si no son los deseados, repetir todo el procedimiento para tratar de mejorarlos.

Una buena idea puede ser la de ir escribiendo las distintas fases del proceso, para facilitar su realización. En los programas de prevención de la violencia escolar que se están desarrollando en los últimos tiempos, se incluyen la mediación y la negociación como métodos de resolución de conflictos sin violencia.

DEFENDAMOS BUENOS AIRES será DEFENDAMOS A LOS CHICOS.

Próximamente Defendamos Buenos Aires creará un área que funcione como un Defensor del Menor, de modo de establecer una línea de ayuda contra el acoso escolar (anti-bullying), a través de la cual un equipo de psicólogos y expertos en seguridad infantil que serán convocados para trabajar ad-honorem y de ese modo lograr prestar ayuda a los chicos y chicas que sufren esta situación que causa dolor, miedo é incluso en casos extremos puede llegar a la muerte.

FUENTE: http://javiermiglino.blogspot.com.ar/2011/09/acoso-escolar-o-bullying-como-actuar.html

Ideología del puticlub

 

Por Luis Bruschtein

Puede haber un juez que se dedique a la explotación de la prostitución y le lluevan los millones. Hay de todo en la viña del señor. Lo que no resulta creíble es que haya un juez de la Corte que se dedique a alquilar para la prostitución cuatro departamentos que están a su nombre. Es un negocio, a lo sumo, de unos miles de pesos por mes, que además los podría obtener si los alquilara para vivienda, para turistas o para oficinas.

Es tan evidente ese argumento que termina por generar muchas dudas sobre los denunciantes. ¿Realmente piensan que Zaffaroni se dedica al negocio de la trata de personas? Lo que empezó como una nota sobre los “puticlub” de Zaffaroni en un periódico amarillista de la editorial Perfil luego fue convertido en denuncia judicial con esos recortes. La denuncia la hizo una agrupación, La Alameda, que ha realizado muchas denuncias serias sobre trabajo esclavo, pero que en los últimos dos o tres años se ha mostrado muy cercana al cardenal Jorge Bergoglio. La denuncia después fue tomada por dirigentes políticos de la oposición, algunos también próximos a la cúpula eclesiástica.

Mientras la prensa amarilla seguía ensuciando todos los días al juez Zaffaroni, esta asociación La Alameda, que había reciclado los recortes del periódico, se convertía ahora en fuente de información para esos mismos periódicos. Al ciclo perverso de una campaña que se retroalimenta hasta el infinito, con citas de citas, se suman los políticos de oposición pidiendo el juicio político o la renuncia de un juez al que en más de treinta años de ejercer esa función, y de estar bajo la lupa por sus posiciones de avanzada, nunca nadie le conoció un solo acto, no ya de corrupción, sino de falta de ética.

Zaffaroni quizá sea el jurista argentino de mayor prestigio internacional por sus conocimientos y también por sus posiciones progresistas, las que le han ganado más de un enemigo. Cuando Néstor Kirchner propuso a Zaffaroni para integrar la Corte, fue público el malestar del cardenal Bergoglio. La cúpula de la Iglesia, que siempre había intervenido en la designación de los magistrados de la Corte, no fue consultada esa vez por el entonces presidente y fue evidente la conmoción que provocó la designación de un jurista con una visión tan renovadora del Código Penal, y con una expresa defensa de los derechos de las minorías, incluyendo las opciones de género. Para ese sector de la Iglesia, los miembros de la Corte deberían respetar un orden feudal similar al de la propia Iglesia, deberían ser caballeros conservadores respetuosos de la religión, la tradición, la familia y la propiedad y, lo que es más importante, deberían mantener una estrecha relación con la jerarquía eclesial.

Desde esa visión decimonónica es posible creer que alguien que tiene un pensamiento tan abierto sobre los entrecruzamientos que existen entre las formas del delito y las sociedades donde se reproducen, por el solo hecho de pensar de esa manera, sea capaz de alquilar sus departamentos a una red de prostíbulos. Desde esa visión, el que está de acuerdo con el aborto también es una especie de asesino. Todo aquello que no se atiene a la estructura de vigilar y castigar es motivo a su vez de vigilancia y castigo. La proximidad de La Alameda con el cardenal Jorge Bergoglio y su participación en esta campaña en un período electoral podría explicarse desde ese convencimiento.

Desde el punto de vista político, las campañas mediáticas que se vienen realizando en este año electoral tienden a golpear a determinados hechos cuyos contenidos simbólicos fueron llenando de significados a estos treinta años de democracia, pero que están muy referenciados con el kirchnerismo porque fueron puestos en ese lugar por los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner para reconstruir una democracia que había llegado al borde del abismo en el 2001.

La campaña contra las Madres de Plaza de Mayo utilizó una estafa en la que las Madres fueron las víctimas para ensuciarlas como si ellas hubieran sido las estafadoras. El caso Schoklender tuvo un desarrollo similar al que está teniendo el de Zaffaroni. La denuncia contra las Madres estalló poco antes de las elecciones en la Capital Federal y la manipulación de la información fue orientada a dar por evidente la complicidad de Hebe de Bonafini y del gobierno nacional, cuando en realidad habían sido los perjudicados. Nada fue demostrado todavía en la Justicia, pero la moraleja que deja ese relato es “eso les pasa por meterse con el kirchnerismo”, o “todo lo que parece bueno del kirchnerismo es mugre en el fondo”.

En el caso de Zaffaroni, el jurista se convirtió de alguna manera en el símbolo de una Corte Suprema con características particulares. De lo que más se acusa a este gobierno es de un supuesto desprecio por lo institucional. La política de derechos humanos del kirchnerismo es de los aportes institucionales más importantes que se han hecho a esta democracia. Pero la reorganización de la Corte cuando estaba totalmente desprestigiada fue quizás una de las decisiones más limpias que haya tomado un presidente en estos treinta años. Néstor Kirchner podría haber designado una Corte adicta, pero optó por conformar una con personalidades independientes y de mucho prestigio. No hay antecedentes.

Zaffaroni es atacado como símbolo de esa Corte, que es, a su vez y de manera totalmente involuntaria, el recordatorio de una de las medidas más importantes del kirchnerismo que, al igual que los juicios y las condenas a los represores, se instalan en un universo que deja de ser partidario para darle contenido, identidad, a una democracia que trabajosamente trata de echar raíces en la sociedad. Las Madres, los juicios, o esta Corte moderna e independiente pasan a ser iconos de esa construcción porque la sociedad los acepta así y los siente como un logro colectivo, no partidario, aunque estén tan referenciados con el kirchnerismo.

La referencia política tan fuerte del kirchnerismo sobre esta etapa de la democracia es porque asumió en un momento de crisis total de la etapa anterior. Es como si hubiera empezado un cuaderno en blanco. Era una sociedad que había sido llevada a una profunda crisis económica y de representación política. Una sociedad con profunda desconfianza.

Si se quiere pulverizar ahora al kirchnerismo como fuerza política, entonces se busca romper el vínculo entre esos símbolos sociales y sus referencias políticas. Si el vínculo no se puede romper porque es algo inherente al símbolo mismo, entonces hay que destruir al símbolo o por lo menos ensuciarlo para sacarlo de ese lugar. Así como se quiere dar la idea de que las Madres se corrompieron porque entraron en contacto con el kirchnerismo, de la misma manera se quiere mostrar que la Corte que se designó durante el mandato de Néstor Kirchner es tan sucia como la de Carlos Menem.

El peligro es que, con ese impulso, las operaciones mediáticas de este proceso electoral empujan por retrotraer todo de regreso al 2001, al caos por desconfianza y vacío de contenidos. Lo que hay de estabilidad entre el 2001 y el presente es el kirchnerismo y por esa razón en ese período se generaron los valores que permitieron sostener el tinglado. Si se rompen esos valores, se va todo para atrás y se puede romper todo de nuevo. En este momento la relación de esos valores con el kirchnerismo es tan fuerte porque no ha habido otros gobiernos que sumaran su aporte a esa identidad en conformación permanente.

Cuando haya otros gobiernos, esa fuerza del vínculo será más relativa. Por eso, la oposición tendría que poner su esfuerzo más en ganar las elecciones que en destruir la imagen del kirchnerismo ensuciando a las Madres, a las Abuelas y a la Corte Suprema y, por lo menos, tendría que poner distancia con las operaciones de los grandes medios que están sostenidos por el interés corporativo afectado por la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Los grandes medios tienen sus motivos, la cúpula de la Iglesia tiene los suyos y los tienen a su vez los sectores de la oposición política que están dispuestos a arriesgar el prestigio para ponerse a su servicio. De esa conjunción difícilmente salga algo bueno.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-173914-2011-08-06.html

Violenta represión a la protesta estudiantil en Chile

Mi solidaridad con los estudiantes chilenos en su lucha por una educación de calidad, gratuita y para todos.

En los días que corren se puede apreciar con claridad que aquella concepción neoliberal tan difundida que prioriza la gestión empresarial incluso por sobre la genuina administración estadual, es otro invento fallido contra los ciclos depresivos del capitalismo.

El ejemplo mayor es EEUU, la magnitud de su catástrofe económica todavía no parece terminar de dimensionarse, sin embargo la realidad de los padecimientos de sus habitantes, que han transitado del ilusorio “sueño americano” a la desesperanza de los planes asistenciales para poder subsistir.

No se puede desconocer el alto desarrollo de esa potencia, y de la manifiesta excelencia intelectual en el plano científico y tecnológico, pero tampoco se puede negar la dependencia de las acciones bélicas (léase guerras) para poder sustentar ese modelo de desarrollo. Está en sus raíces fundacionales, sin embargo tal como la historia lo ha demostrado no es suficiente para mantener la hegemonía del poder imperial.

El panorama en Europa no es tampoco muy alentador incluso en aquellas “potencias” que parecían tan sólidas, aunque la crisis le pegue más fuerte a las naciones más débiles de la Unión Europea.

En América del Sur, el “eje del mal” que tiene en Colombia y en Chile sus mejores representantes, sin descontar a Perú que puede alejarse de dicho enclave si la nueva administración Humala logra neutralizar los carteles del narcotráfico que se encuentran en completo dominio del poder económico, político, judicial y mediático.

El reclamo que están haciendo los grupos estudiantiles en Chile, bien podría aplicarse a Perú, donde la educación tampoco es gratuita y donde prevalece la finalidad de lucro y la educación de calidad es sólo para quienes pueden pagarlo.

Que un exitoso empresario sea el Presidente de la Nación, no es casual, responde a la concepción de que se debe gobernar un país con criterios meramente empresariales, esto es donde hay un patrón, una plana jerárquica de ejecutivos y la masa trabajadora, quienes lo único que poseen como valor de cambio es su fuerza de trabajo.

Es este esquema el que establece privilegios de acuerdo a la posición que se ocupa en esa escala jerárquica, donde no es posible aceptar “reclamos“, ni “desobediencias“. Donde los patrones son quienes fijan las reglas y los trabajadores se someten a ellas. En un ámbito netamente laboral, uno puede optar, es decir buscar otro lugar de trabajo, pero en un país no es tan sencillo buscar otro país.

Los estudiantes chilenos están ejerciendo un derecho fundamental, y la respuesta que obtienen del patrón es “molerlos a palos y patadas” ante el silencio cómplice de los “señoritos de Las Condes”.

Los personajes de la clase dominante chilena no dejan de ser “cipayos” de sus patrones de habla inglesa, que vuelven a mostrar la hilacha de sus calzones de seda.

Reproducimos a continuación la nota de Página 12 del día de hoy, a la cual le hemos sumado algunas fotos y un video de telesur.

 

 

Violenta Represión de los Carabineros a la protesta estudiantil en Chile; 552 detenidos y decenas de heridos

Una lección de palos y gases para los estudiantes

Los mil efectivos dispuestos por La Moneda para evitar que los jóvenes llegaran a sus alrededores lanzaron gases y corrieron a los estudiantes por varias horas. El reclamo educativo sigue en pie. Cacerolazo en contra de la represión.

Por Christian Palma (desde Santiago)

Las bombas lacrimógenas se dejaron sentir temprano en Santiago. En la refriega al menos 552 estudiantes fueron detenidos en todo el país, incluyendo muchos menores de edad.

También hubo decenas de heridos, entre ellos al menos veintinueve carabineros, informaron fuentes oficiales. A eso de las diez de la mañana, diversos piquetes de las fuerzas especiales de carabineros se apostaron en la principal avenida capitalina para ejecutar la tajante orden emanada del gobierno: “Los estudiantes no podrán marchar por la Alameda”.

Si bien la Intendencia metropolitana no autorizó las dos manifestaciones masivas convocadas en distintos horarios por los secundarios y universitarios, fueron los “pingüinos” (estudiantes secundarios) los que calentaron la fría mañana cuando, haciendo caso omiso de lo decretado por la autoridad, fueron llegando al tradicional punto de encuentro: la plaza Italia. Pero ahí estaban los pacos, tapados con sus escudos, entre medio de los camiones hidrantes, esperando la voz principal que dijera “a reprimir”.

Y así nomás fue. Los mil efectivos dispuestos por La Moneda para evitar que los jóvenes llegaran a sus alrededores lanzaron gases y persiguieron a los estudiantes por varias horas.

Nadie pasó por la Alameda, pero sí hubo casi 200 detenidos en el lugar, muchos de ellos menores de edad, heridos de consideración en ambos bandos y la desaprobación de buena parte de la ciudadanía que no dudó en comparar la acción de los policías con los tiempos más duros de la dictadura de Pinochet.

Luego del intento de marcha que los secundarios realizaron por la mañana en el centro de Santiago, desafiando a las autoridades que no permitieron la manifestación, los dirigentes estudiantiles realizaron un balance, cuestionando la labor de la fuerza pública. Una de las voceras de la Federación Metropolitana de Estudiantes Secundarios (Femes), Paloma Muñoz, confirmó las detenciones y fracturas de varios de sus compañeros.

La negativa de las autoridades a la manifestación y el respaldo otorgado a los carabineros encendió más los ánimos.

El ministro secretario general de Gobierno, Andrés Chadwick, salió al cruce de las numerosas denuncias de violencia excesiva y declaró: “Carabineros ha actuado en forma absolutamente responsable y prudente, con apego a la ley y, como corresponde, en forma completamente profesional. Está actuando con su responsabilidad profesional para cuidar los derechos de todos los ciudadanos frente a un grupo de jóvenes que sabía perfectamente que las marchas no estaban autorizadas, que no correspondía hacerlas y se les ofrecieron varias alternativas, pero obcecadamente insistieron en hacerla por la Alameda”, agregó.

Mientras el olor a gas y las barricadas se disolvían en Santiago a punta de palos y golpes, en las demás regiones de Chile, especialmente en las universidades, los enfrentamientos continuaban.

Un grupo de estudiantes tomó la estación de Chilevisión durante cuarenta minutos y grabó una proclama que sería emitida hoy. Después de hacerlo los estudiantes abandonaron la estación sin que se registraran incidentes.

Según los medios locales, más de cinco mil alumnos protestaron en Valparaíso. En mayor o menor grado el cuadro se repitió en Talca, Concepción, Valdivia, Antofagasta e Iquique. Un informe preliminar del Ministerio del Interior cifró en 243 los detenidos fuera de Santiago.

La jornada continuó entre rumores de que la marcha general de la tarde se suspendería; sin embargo, la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH), Camila Vallejo, salió a aclarar el tema confirmando el llamado a manifestarse a partir de las 18.30 en plaza Italia y para las 21.00 a un cacerolazo “contra la represión”.

Los estudiantes se reagruparon otra vez camino al centro neurálgico de las protestas. Pero Carabineros repitió el número. Camiones hidrantes, palos y golpes. Barricadas, piedrazas y molotov por parte de los jóvenes manifestantes.

La dirigente de la FECH declaró que “el gobierno ha tratado de separarse de nuestro pasado oscuro que muchos recuerdan, que no se quiere volver a repetir, sin embargo hoy día nos hace mucha alusión a eso, a cómo era nuestro país treinta años atrás y por más que se diga que hay una nueva forma de gobernar, parece una forma muy añeja, dictatorial, que se repite con los mismos que fueron autores y protagonistas de esos hechos de represión”, dijo calificando al centro de Santiago como en estado de sitio.

En tanto, el diario La Tercera informó que la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) dio un plazo de seis días al gobierno para responder a las demandas estudiantiles, presentes en el petitorio entregado por el movimiento estudiantil que incluye educación gratuita y fin al lucro.

Hace unos días, el gobierno de Sebastián Piñera entregó un documento donde intentó dar solución a las demandas estudiantiles. La respuesta oficial se dará hoy, pero según lo adelantado por los líderes universitarios, será rechazado.

“No nos podemos dar por notificados cuando ellos mismos, los dirigentes de la Confech, se comprometieron a dar una respuesta mañana (por hoy). No entendemos como respuesta emplazar al gobierno en la forma como lo han hecho. Al gobierno no se le emplaza de esa manera ni vamos a aceptar que se nos emplace de esa forma”, sentenció el vocero de La Moneda.

A su vez, la oposición, reunida en la Concertación, también rechazó la fuerza policial, mientras que la derecha política guardó silencio. Silencio ocasionado también por otra mala noticia para Piñera que se suma a la pésima imagen internacional que ha proyectado Chile en los últimos meses.

El Centro de Estudios Públicos (CEP) dio a conocer su influyente encuesta semestral, donde reveló que Sebastián Piñera sólo tiene un 26 por ciento de aprobación a su gestión, la cifra más baja que recibe un jefe de Estado desde que se realiza esta medición desde hace varios lustros.

Además un 53 por ciento rechaza su tarea, lo que significa un alza de 19 puntos con respecto a la encuesta anterior, correspondiente a noviembre-diciembre de 2010. Hasta ayer, Eduardo Frei era el presidente que mostraba los peores números de respaldo en este estudio de opinión, con un 28 por ciento a fines de 1999.

El golpe fue duro y fue atribuido a la crisis estudiantil, el reciente cambio de gabinete (incluido el ministro de Educación) y a promesas de campañas no cumplidas.
Además, un 25 por ciento consideró que la calidad de la educación ha mejorado, no obstante un 80 por ciento expresó su rechazo al lucro en colegios y universidades, lo que dio más fuerza a los líderes estudiantiles para levantar su voz.

Al final del día, poco antes de las 21 y en varios puntos de Santiago, comenzó el “cacerolazo”. Los más viejos lo volvieron a comparar con las protestas anónimas que a mediados de los ochenta se escuchaban contra Pinochet, para los más jóvenes es un nuevo hito en pos de lograr una educación gratuita, de calidad y equitativa para todos por igual, no sólo para los que tienen dinero.

Fuente: Página 12
URL: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-173839-2011-08-05.html


Asi informaba Telesur: